Gracias

Gracias aroma, azul, fogata, encelo.

Gracias pelo, caballo, mandarino.

Gracias pudor, turquesa, embrujo, vela, llamarada, quietud, azar, delirio.

Gracias a los racimos, a la tarde, a la sed, al fervor, a las arrugas, al silencio, a los senos, a la noche, a la danza, a la lumbre, a la espesura.

Muchas gracias al humo, a los microbios, al despertar, al cuerno, a la belleza, a la esponja, a la duda, a la semilla, a la sangre, a los toros, a la siesta.

Muchas gracias, por la ebriedad, por la vagancia, por el aire, la piel, las alamedas.

Por el absurdo de hoy y de mañana.

Desazón, avidez, calma, alegría, nostalgia, desamor, ceniza, llanto.

Gracias a lo que nace a lo que muere.

A las uñas, las alas, las hormigas, los reflejos, el viento, la rompiente, el olvido, los granos, la locura.

Muchas gracias gusano, gracias huevo, gracias fango sonido, gracias piedra.

Muchas gracias por todo, muchas gracias.

Oliverio Satisfecho agradecido.

***

Hace años que  incorporé este poema de Oliverio Girondo a mi espectáculo de teatro “Espectacularmente sin contar nada”, dirigido por Carlos Alcalde y a día de hoy lo sigo manteniendo en diferentes shows, incluso se ha convertido en un texto de poder.

***

Oliverio Girondo

Poeta argentino neo-surrealista con textos llenos de color e ironía.

Nació en Buenos Aires el 17-08-1891 en el seno de una familia acomodada, lo que le permitió viajar a Europa donde estudió en París e Inglaterra.

Le hizo muy famoso su participación en las revistas Proa, Prisma y Martín Fierro, marcando el comienzo de la llegada del ultraísmo (el primero de los movimientos vanguardistas llegados a Argentina).

Contemporáneo de Jorge Luis Borges, Raúl González, Macedonio Fernández y Norah Lange a la que conoció en 1926 y con quien se casó en 1943.

Girondo fue uno de los principales animadores del movimiento ultraísta, influenciando a nuevas generaciones de poetas.

Otros compañeros notables como Pablo Neruda y Federico García Lorca con quien inició su amistad en 1934, época en la que ambos se encontraron en Buenos Aires.

En el año 1950 se inició en la pintura surrealista pero nunca publicó ni vendió ninguna obra.

Oliverio Girondo murió el 24-01-1967 y fue enterrado en el Cementerio de la Recoleta en Buenos Aires.

Bibliografia de Oliverio Girondo

Veinte poemas para ser leídos en el tranvía 1922 – Calcomanías 1925 – Espantapájaros 1932 – Interlunium 1932 – Persuasión de los días 1942 – Campaña de los nuestros 1946 – En la masmédula 1957.