Jueves Santo después de la Última Cena, Jesús de Nazaret se va con sus discípulos al Huerto de Getsemaní.

En Lucas 22:44 se puede leer que sudó sangre, “Y estando en agonía, oraba más intensamente; y era su sudor como grandes gotas de sangre que caían hasta la tierra”.

En ese momento da comienzo la Pasión de Cristo.

Judas lo traiciona y revela su identidad dándole un beso en la mejilla.

Es apresado y llevado ante el Sanedrin para ser juzgado.

 

El Juicio de Jesús de Nazaret

Un juez español Don José Raúl Calderón, titular del Juzgado de lo Penal número 2 de Jaén, reabrió (por decirlo de alguna manera), el juicio de Jesús de Nazaret.

En el siguiente enlace  http://www.elimparcial.es/noticia/36814/especiales/ puedes leer una entrevista que le hace El Imparcial.

Tras largos años de investigación, Don José Raúl Calderón considera que:

El doble juicio de Jesús de Nazaret, primero ante la autoridad religiosa judía y después ante la autoridad romana se cometieron serias irregularidades procesales, sobre todo en el proceso judío.

Juicio de Jesús de Nazaret

 

Acusación de Jesús

En las leyes de entonces cuando juzgaron a Jesús no existía un derecho codificado, era un derecho de tradición oral.

Teniendo en cuenta las normas que posteriormente se recogieron en el Talmud (libro donde se encuentran principalmente las discusiones rabínicas sobre leyes judías, tradiciones, costumbres, narraciones y dichos, parábolas, historias y leyendas), en la parte de La Mishná, si las retrotraemos al momento exacto de Jesús, el juez José Raúl Calderón observa que ese juicio está lleno de serias irregularidades por lo que ese proceso tendría que haberse declarado nulo y haber puesto de inmediato a Jesús en libertad.

 

De que acusaron a Jesús ante Pilato

Jesús de Nazaret molestaba, para la autoridad religiosa judía, Jesús era una persona muy problemática, extremadamente conflictiva:

Ponía en tela de juicio la aplicación de la Ley Mosaica, la actividad en sábado y domingo, las reuniones que hacia con una cierta clandestinidad y sobre todo, la gota que colmó el baso fue la expulsión de los mercaderes del templo ya que era una fuente de ingresos muy importante para Anás.

 

El juicio de Jesús en la Biblia

El juicio de Jesús de Nazaret estuvo lleno de irregularidades, la ausencia de pruebas fue lo suficientemente fuerte como para liberar de inmediato al imputado pues:

Los testigos que comparecieron se contradecían entre si.

Las preguntas que le hacían, buscaban la auto inculpación de Jesús y sobre todo a la pregunta de: -¿Eres el hijo de Dios, El Mesías, el Hijo de Dios vivo?

Jesús responde: –“Vosotros decís que yo lo soy”.

En ningún momento tiene un talante despectivo, nunca emplea el nombre de Dios en forma peyorativa, sin embargo para la autoridad judía fue lo suficientemente fuerte como para que se le imputara un delito de naturaleza religiosa: La Blasfemia y con ello la pena de muerte.

 

No se podía juzgar de noche ni estar el reo maniatado

El Galileo fue detenido de noche, en el Huerto de Getsemaní y juzgado de noche.

Fue condenado sin esperar prácticamente la luz del día.

Se le presentó ante Anás, siendo este el primero en interrogarlo, en lugar de su yerno Caifás que era el sumo pontífice.

Estaba maniatado, se le golpeó dándole un  “rapisma” que significa bastonazo, como pone el texto evangélico (Marcos 14:65, Juan 18:22 y 19:3).

 

El proceso de Jesús resumen

Según el ilustrísimo Don José Raúl Calderón, la prueba testifical del juicio de Jesús de Nazaret, no fue lo suficientemente clara como para dejar demostrada la imputación del delito.

Todas esas irregularidades hubieran hecho que se declarara la nulidad del proceso y haber puesto en libertad de inmediato a Jesús de Nazaret.

 

Búsquedas relacionadas

Juicio de Jesús para niños – Quien defendió a Jesús – Autoridad romana que condenó a Jesús – De que es acusado Jesús en el juicio político 

 

Dale a ME GUSTA y COMPARTIR para que llegue al máximo de amigos.

Post Relacionados