Parte IIII. Harry Houdini conoce a su representante


Harry Houdini nunca reveló como se liberaba de las esposas. El secreto comenzó a desvelarse en la Gran Subasta de sus objetos mágicos cuando se vieron los cientos de llaves y ganzúas expuestos.

Abundan las teorías de cómo Harry Houdini consiguió tener conocimiento de las cerraduras. Unos dicen que trabajó de aprendiz con un cerrajero, otros que lo aprendió todo en una ferretería. Lo que si está claro es que Houdini entendía perfectamente el interior de las cerraduras.

El hecho de que se liberaba de las esposas era real, no había truco, el truco estaba en donde escondía la llave.

Cuando Harry Houdini murió, entre sus cosas habían muchas bolsitas de piel, unas 40 o 50 bolsitas, algunos creen que las utilizaba como un sistema de clasificación para sus ganzúas y así ante cualquier cerradura podía escoger la adecuada.

¿Cómo sabia la llave exacta que necesitaba si un sargento de policía le colocaba determinado tipo de esposas?

Harry Houdini era capaz de saberlo y también de sugerírselo de alguna manera secreta a sus ayudantes, pero… ¿cuál era el secreto?

El secreto, clasificación de ganzúas

Cuando Harry Houdini era pequeño, perdió algunos dientes. Estaba haciendo un número llamado “Boca de Hierro”, consistía en que el artista se coloca un dispositivo especial en la boca para morderlo y colgarse él haciendo piruetas en el aire.

Él era pequeño, pensó que solo tenia que sujetar una cuerda con los dientes y colgarse. Practicado ese juego, perdió algunos dientes así que llevaba una prótesis dental. podía quitarse la prótesis dejando abierto el compartimento secreto. Ese era su secreto.

También se dice que Harry Houdini aprendió unos ejercicios para tragarse bolas o huevos pequeños y hacerlos subir después, algunos creen que los utilizó más tarde para tragarse y recuperar las llaves.

Junto a sus ingeniosos métodos para esconder y utilizar las ganzúas, Harry Houdini tenia otras tácticas para liberarse.

Diferentes tipos de esposas

Venían 8 o 9 personas con diferentes tipos de esposas y grilletes.

Entonces cogía las esposas más fáciles de abrir y se las ponía en las muñecas, las siguientes más fáciles se las colocaba encima de estas y las que tenían más dificultad se quedaban en la parte más alta del brazo. Conforme iba liberándose de las más fáciles, las difíciles iban cayendo hasta las muñecas.

Él decía: -Soy bajito y patizambo, voy a sacarle partido. Harry Houdini tenia las piernas un poco arqueadas, cuando le colocaban las cuerdas o las cadenas, aunque pusiera las piernas rectas se quedaban arqueadas así que cuando terminaban de atarlo las juntaba aflojándose las cuerdas.

Los números más emocionantes

La reputación de Harry Houdini iba creciendo a la vez que su audacia preparando números aún más difíciles y emocionantes.

Quería escapar de prisiones. Empezó a conocer a muchos sheriff y sargentos de policía. Tenia una agenda llena con direcciones de policías de todo el mundo.

En julio de 1899 Harry Houdini ideó un provocador giro para sus fugas de las cárceles, permitió que lo encerraran tras las rejas con solo un taparrabos para demostrar que no escondía nada.

De alguna manera consiguió salir de su celda y después sacó uno a uno a los reclusos de las otras celdas cambiándolos de sitio, recuperó su ropa guardada en otra celda salió del módulo y por último de la prisión.

Había algo muy picante en el hecho de que Harry Houdini lo hiciera desnudo.

En la primavera de 1900 Harry Houdini volvía a estar listo para algo nuevo. Su manager Martin Beck contrató a un agente internacional para que actuara en las grandes ciudades europeas.

Se anunció como “El Rey de las Esposas” y zarpó rumbo a Londres.

Cuando llegó, descubrió que no se había concertado ningún espectáculo y que nadie sabia quien era.

Se escapa de Scotland Yard

Harry Houdini era un hombre de recursos, en compañía del manager del Teatro Alhambra se dirigió a la sede de Scotland Yard. Era un showman muy intuitivo. Una vez en Scotland Yard se presentaron al superintendente.

El policía cogió un par de esposas británicas y esposó a Harry Houdini a una columna, le dijo: -Volveremos a por usted dentro de una hora, es lo que les hacemos a los estadounidenses que se meten en problemas por aquí. Harry Houdini se apartó de la columna con las esposas en sus manos y le dijo: -Iré con usted. Así es como nos liberamos los estadounidenses.

Harry Houdini fue contratado en el acto para una semana en el Teatro Alhambra. Su espectáculo se prorrogó dos veces.

Continuará…


Parte VI. Harry Houdini. Las esposas espejo


 

También te puede interesar